Cruce de acusaciones entre el gobierno central y la comunidad sobre el control del llamado “turismo de borrachera”