2021, el año de la paciencia infinita

Puede que 2020 existiera subordinado a grandes tragedias griegas, como la COVID o el fallecimiento de mi querida güeli, pero nunca antes -jamás- había experimentado durante tanto tiempo la pérdida absoluta de control sobre mis propios deseos y necesidades. El año de la paciencia, de la espera, DE LA RESIGNACIÓN. Eso ha sido 2021 para mí. 365 días en los que, lejos de actuar según mi voluntad, he tenido que plegarme a la realidad: a los atrasos en cuanto a posibilidades de obtener clientes, a más retrasos en todo lo que tenía relación con la editorial, al fracaso de oportunidades en las que tenía depositadas grandísimas esperanzas -parezco nueva. Lo de tener esperanza es para novatas- y, en definitiva, me he mantenido detrás de una fuerza gravitatoria que me ha frenado durante todo el año.

Por supuesto, no todo han sido decepciones. En el camino, he conseguido lidiar con mis inseguridades, aumentar mis habilidades emocionales -sobre todo, la asertividad y la paciencia, obviamente- y he descubierto que incluso en la quietud se puede obtener cierta satisfacción. No es parte de mi la resignación. Nunca lo fue pero las circunstancias se han encargado de demostrarme que existen realidades que escapan a mi control, que no siempre voy a conseguir lo que me propongo y que mucho menos lo lograré sin esfuerzo. Creo que me he mal acostumbrado justamente a lograr mucho con muy poco.

Aún así, el balance es curiosamente positivo, a pesar de todo. Se han publicado tres libros en Fuerte Letra de los que se está vendiendo bastante, se han obtenido un puñado de subvenciones y algunas promesas presupuestarias muy interesantes. Además, he publicado otro libro de LIX en gallego, he completado el título de patrón de barco, he comenzado la carrera de química, un curso de neuroquímica y otro de TI que van avanzando sorprendentemente bien y, sobre todo, mis relaciones personales son mejores y más fuertes tanto con mi pareja como con mi familia.

Dicho esto, espero que 2022 resulte ser ese periodo de tiempo en el que consigo todo lo que se ha quedado a medias en 2021…pero, bueno, como he explicado anteriormente, la esperanza es para las novatas.

Deja un comentario